Escrito por

Todos los Tipos de Termómetros

mejores termómetros para bebés

Los termómetros son instrumentos que se implementan para medir la temperatura de un objeto, persona o superficie. Los termómetros más conocidos por las personas, debido a que su uso es bastante común, son aquellos que están diseñados para medir la temperatura corporal, también llamada temperatura febril.

Sin embargo, se pueden conseguir más tipos de termómetros, algunos de estos destinados a usos diferentes. De este modo, podemos encontrar termómetros que se pueden utilizar en procesos culinarios, así como también en laboratorios o industrias con el fin de conocer la temperatura de los materiales que manipulan y trabajan.

Normalmente, las personas solo conocen dos o tres tipos de termómetros, los cuales son casi siempre los más comunes: los termómetros de tubo de vidrio, los termómetros digitales, y los termómetros de no contacto. Pero, en realidad, hay otros tipos de termómetros; esto debido a que no todos pueden ser utilizados para los mismos fines, es decir, no podemos usar un termómetro de uso clínico para la medición de la temperatura en un proceso petroquímico por ejemplo.

Te recomendamos leer: Mejores termómetros para acuarios

La variedad que podemos encontrar con respecto a termómetros muy amplia, incluso podemos conseguir algunos modelos especiales para tomar la temperatura en bebés, así como también otros cuyo diseño se especializa en trabajar la temperatura basal y otros que limitan su funcionamiento a la medición temperaturas en peceras, tanques, acuarios o terrarios.

Los termómetros son utilizados por las personas, en distintos ámbitos, desde hace mucho tiempo. Uno de los más comunes, es decir, el más conocido por todos es el termómetro de mercurio, inventado por Daniel Fahrenheit para el año 1714.

Inicialmente, el mecanismo implementado por los termómetros era una versión un poco más compleja del mecanismo utilizado hoy en día por los termómetros de mercurio u otra sustancia. Estos termómetros trabajaban por medio de la dilatación de la sustancia escogida, la cual en el mayor de los casos era el Mercurio, el cual se dilata fácilmente al cambiar de temperatura, de este modo aumenta su volumen y se expandía por el tubo, señalando así la temperatura percibida en la escala que mostraba el instrumento.

Sin embargo, hoy en día el uso de mercurio los termómetros se ha visto reducido, debido a que se considera que es una sustancia tóxica para el cuerpo humano y también para el medio ambiente. Ya que, si el termómetro llegase a quebrarse, el mercurio se saldría y podría terminar siendo ingerido por la persona que lo utiliza o contaminando su entorno en el lugar donde se deseche. Por este motivo, en algunos lugares los termómetros manuales están implementando otras sumancias como el gallistan o alcohol pintado, las cuales no suponen ningún riesgo.

De igual manera, como ya lo habíamos mencionado, el uso de los termómetros no solo se limita al ámbito clínico, sino que también se necesita medir la temperatura en diferentes aspectos de la vida, tal como podría ser un estudio científico, un experimento, una práctica de laboratorio, un proceso industrial o también simplemente la preparación de una receta culinaria.

Es por ello que ahora te daremos una pequeña reseña de cada uno de los tipos de termómetro que existen y también señalaremos cuáles son sus usos más importantes. Así bien, a continuación podrás leer con más detalles las características de cada uno de los tipos de termómetro que puedes conseguir.

Te podría interesar Termómetros digitales

Termómetro de vidrio o de líquidos

Termómetro de tubo

Los termómetros más comunes, o bien los más conocidos, son los fabricados con un tubo de vidrio. Estos son conocidos como termómetros de líquido, termómetros manuales o termómetros de mercurio.

Estos termómetros son fabricados con vidrio sellado en forma de tubo pequeño, llamado capilar. En uno de los extremos del capilar, el termómetro consta de una pieza metálica llamada bulbo y dentro de esta pieza se encuentra almacenada una pequeña cantidad de líquido, el cual originalmente -en todas sus presentaciones- era mercurio.

Sin embargo, hoy en día este termómetro puede utilizar otras sustancias como alcohol pintado, ya que se considera que el mercurio es una sustancia tóxica, por lo que no debería ser utilizada de ese modo tan cercano al organismo humano.

Estos termómetros marcan la temperatura gracias a una escala que se encuentra plasmada a lo largo del capilar. De este modo, cuando el líquido -bien sea mercurio u otra sustancia- al tener contacto con la temperatura corporal mediante el bulbo, se dilata y se expande por el tubo hasta llegar a un punto determinado el cual será el resultado de la temperatura.

Este mecanismo suele utilizarse mayormente los termómetros destinados al uso clínico, los cuales también son conocidos como termómetros de temperatura febril o termómetros corporales. No obstante, este mecanismo también se puede ver implementado termómetros más grandes, los cuales son usados procesos industriales, preparaciones culinarias y también en los termómetros para acuarios.

Algo que podríamos preguntarnos sería: ¿Por qué no utilizar el mismo termómetro para todo? Y es que estos instrumentos varían debido a que aquellos que están diseñados para tomar la temperatura del cuerpo tienen cierto rango y limitación de medición. Por lo tanto, en otros casos donde se necesita tener un mayor rango de alcance en la medición, se necesitará otro tipos de termómetro que sea apto para el uso que se desea implementar.

Asimismo, los termómetros de mercurio convencionales sí pueden emplearse para otros tipos de medición, siempre y cuando tengamos la certeza de que la medición será la correcta en ese ámbito, y sea un uso sencillo. Así como el cas

o de las mediciones de la temperatura en los alimentos mientras se cocinan, este tipo de mediciones, en ciertos casos, puede ser trabajada con un termómetro corporal normal, aunque existen termómetros destinados a este fin específico.

Te recomendamos leer: Mejores termómetros para vino

Termómetro para vino

Este termómetro se puede considerar de tipo clásico, y aunque hoy en día hay otros modelos más modernos que trabajan de forma digital, hay familias que aún prefieren utilizar un termómetro normal tal como el de mercurio o bien uno que use este mecanismo con otra sustancia.

En el continente americano es muy común ver que todavía se vende con total normalidad los termómetros de mercurio, aunque en España fueron prohibidos desde el año 2007 como método de seguridad, debido a la consideración de la sustancia como un compuesto toxico.

Este tipo de termómetros puede trabajar bajo la escala de grados centígrados, aunque en algunos lugares es más común conseguirlos con la escala de grados Fahrenheit. Cabe destacar, que este tipo de termómetro fue creado por Daniel Fahrenheit, por lo tanto originalmente la única escala utilizada era la que lleva el nombre de su creador, puesto que fue la que él había ideado.

En cuanto a la eficacia de este instrumento, podemos decir que los termómetros que utiliza mercurio son bastante precisos, ya que la dilatación de este líquido es considerablemente rápida y arroja un resultado bastante apegado a la realidad.

No obstante, otros termómetros que reemplazan el mercurio por otro compuesto, pueden ser considerados menos efectivos, además también se señala que su uso es un poco más complicado y tedioso. Esto debido a que las sustancias utilizadas son muy poco densas y livianas, por lo que es difícil mantener el líquido en el tubo del termómetro y también es complicado hacer que este baje en su totalidad para poder realizar otra medición.

Cabe resaltar que un punto a favor de este tipo de termómetros es que funciona de manera manual, es decir, no necesita de baterías ni algún otro tipo de energía para poder funcionar. Por lo tanto, puede ser utilizado en cualquier momento sin ningún contratiempo. Asimismo, normalmente, estos termómetros son aptos para ser implementados en el uso bucal, rectal, y axilar, por lo tanto podemos usarlos de la manera que nos parezca más conveniente.

Esta información es realmente interesante Mejores Termómetros Corporales del Mercado

Pirómetros o termómetros sin contacto

mejores termómetros infrarrojos o láser

Los pirómetros, o termómetros de no contacto, son un tipo de termómetro que funciona a partir de la captación de la energía en los objetos por medio de radiación de infrarrojos. De este modo, estos termómetros pueden tomar la temperatura de un cuerpo, o una superficie, sin tener que hacer contacto con ella.

Estos termómetros pueden conocerse también bajo el nombre del termómetro láser, sin embargo, el uso de este término es errado, ya que estos termómetros no implementan ningún tipo de rayo láser. En su lugar, la confusión parte porque algunos modelos de este tipo de termómetros usan una luz roja, similar a la que se utiliza en las armas de francotiradores, para saber el lugar a donde se apunta. No obstante, esta no es un láser, sino simplemente un indicador de luz.

Este tipo de termómetros puede ser utilizado tanto de manera cotidiana, como en ámbitos más especializados. Existe una gran cantidad de modelos de pirómetros, de los cuales algunos están orientados para el uso en personas, especialmente en bebés. Esto debido a que el termómetro no necesita hacer contacto con la piel para hacer la medición, por lo que no interfiere con lo que esté realizando el bebé y hace que la medición sea más cómoda. Este aspecto es muy útil cuando se trata de un bebé recién nacido, ya que podemos tomar su temperatura mientras esté durmiendo sin tener que molestarlo.

De igual forma, este mecanismo es implementado en otras áreas, especialmente en industrias, ya que el instrumento permite tomar la medida de altas temperaturas en objetos, sustancias o superficies a una distancia prudencial sin alterar el resultado final.

Te recomendamos leer: Mejores termómetros clínicos o médicos

Termómetro de vidrio

Los termómetros de no contacto funcionan gracias a un lente el cual captar la radiación infrarroja de un cuerpo y mediante un sensor se transforma esta radiación en una corriente eléctrica, la cual circula a través de un circuito que transforma nuevamente esta energía y da como resultado la temperatura final. De este modo, estos termómetros son capaces de medir temperaturas inferiores a los 0 °C y pueden llegar a captar un valor superior a los 2000 °C.

Como podremos deducir, estos termómetros funcionan gracias a energía eléctrica que enciende todo el mecanismo mediante el cual se calcula la temperatura. Por ende, el dispositivo necesita de baterías, las cuales pueden ser desechables o recargables dependiendo del modelo que sea adquiera.

En cuanto a la fiabilidad de estos aparatos, podemos decir que nos otorgan resultados bastante confiables, siempre y cuando adquiramos un modelo de una marca reconocida, o bien un producto que tenga buenas reseñas por parte de sus consumidores. Ya que, pueden haber termómetros un poco más accesibles, pero que no brinden el funcionamiento esperado, es decir, que no sean de buena calidad.

Un aspecto bastante importante que se debe tomar en cuenta cuando se adquiere un termómetro es: el tiempo en el que este nos da los resultados. Ya que, si lo usaremos para evaluar a menudo a una persona que es muy inquieta –como un niño– lo más propicio será que utilicemos un termómetro que nos pueda dar la temperatura en un tiempo corto, de este modo evitaremos molestias tanto en la persona que tenemos que evaluar y también nosotros mismos.

Te recomendamos leer: Termómetros Miniland

termómetros sin contacto

En el caso de los termómetros de no contacto, estos pueden dar los resultados en un tiempo sumamente rápido, por lo cual se considera un producto bastante prometedor. Estos incluso pueden medir la temperatura de un objeto o persona en movimiento, lo cual, una vez más, es un beneficio si se debe utilizar el termómetro en niños de corta edad.

También hay que tener en cuenta que este termómetro trabaja de forma superficial. Por lo tanto, si se necesita conseguir la medición de la temperatura interior, como la obtenida por medio de los termómetros basales o un termómetro que se pueda utilizar de forma rectal o bucal, el termómetro de no contacto no nos servirá en este caso. Sin embargo, para medir la temperatura en la comida o en un biberón, este termómetro podrá hacer el trabajo de una forma inmejorable.

Tenemos que destacar también que el costo de estos termómetros es más elevado que el de un termómetro convencional o un termómetro digital. Esto debido a que su funcionamiento es mucho más complejo por lo que necesita de un sistema más costoso y elaborado. Por lo que si buscas un termómetro accesible a tu presupuesto debes considerar un mecanismo más sencillo, pero si tienes la posibilidad de adquirir un modelo como el que acabamos de detallar, no debes dudar en realizar esta compra, ya que es un termómetro que defrauda muy poco.

Si quieres informarte más, lee ya: Mejores Termómetros Infantiles y para Bebés

Termómetros con lámina bimetálica

cómo funcionan los termómetros de galio

Todos conocemos y podemos afirmar que hoy en día la tecnología abarca gran parte de nuestras vidas, no solo en lo cotidiano, sino en lo industrial, ya que las máquinas utilizadas en todos los procesos de producción de cualquier tipo son cada vez aún más especializadas.

Sin embargo, a veces los dispositivos mecánicos siguen demostrando que son irremplazables, ya que no dependen de electricidad y pueden seguir funcionando ante cualquier inconveniente energético. Además, son equipos más fiables y precisos que cualquier sistema automatizado. Es por esto que muchas empresas e industrias productoras aún prefieren el uso de termómetros, como el bimetálico, ante algún otro de tipo digital.

Los termómetros de láminas bimetálicas son dispositivos que miden la temperatura por medio de un mecanismo de dilatación de metal, este básicamente trabaja con la contracción y expansión de dos láminas de alto y bajo coeficiente de dilatación mediante la cual captan y muestran una temperatura.

Este tipo de termómetros está conformado por un tubo, el cual tiene en su interior un espiral bimetálico que va soldado en un extremo del tubo y al otro extremo está sujeto a una varilla de trasmisión, la cual a su vez esta soldada a una aguja, la cual al final del proceso es la que nos indica la medida de temperatura.

Las láminas metálicas de diferente dilatación reaccionan ante la temperatura realizando un movimiento circular o curveado, el cual hace que se produzca una energía electrica, la cual es captada por el trasmisor y enviada a la aguja indicadora, que finalmente revela el resultado obtenido en la escala utilizada por el instrumento.

Esta información es realmente interesante ¿Cómo hacer un termómetro casero?

Estos termómetros, evidentemente, no están diseñados para el uso cotidiano, ya que su diseño está orientado a procesos más fuertes y rigurosos, así como aquellos donde el proceso implica el contacto con sustancias que pueden considerarse “agresivas” o bien, en ambientes de trabajos adversos.

De igual forma, hay que resaltar que estos termómetros miden la temperatura directamente en las sustancias u objetos, por ello el resultado que arroja la aguja indicadora es sumamente confiable. Mayormente, su uso se implementa en las siguientes áreas: farmacéutica, industrial, alimentaria, química, textil y petroquímica.

Estos termómetros pueden trabajar, dependiendo de su fabricante, bajo la escala de grados centígrados o grados Fahrenheit, esto dependerá de la zona donde se haya fabricado. Ya que en cada parte del mundo se acostumbra a trabajar bajo una escala diferente debido a preferencias o costumbres ya establecidas.

La ventaja que tienen estos termómetros sobre otros termómetros de uso industrial es que trabajan muy bien en líquidos, debido a que son mejor manejables y tienen una capacidad de medición bastante amplia, específicamente en datos más exactos, estos termómetros pueden registrar desde -70°C a +600 °C.

Tomando en cuenta esta capacidad, podemos suponer que este termómetro está diseñado especialmente para la medición exacta de líquidos a temperaturas muy elevadas, ya que su capacidad en este sentido es incomparable con la de algún otro implemento.

Si hablamos de su uso industrial, son muy pocas las desventajas que conseguiremos en cuanto a este tipo de termómetro, ya que prácticamente es un instrumento inquebrantable, es de mecanismo y forma muy simple y permite que se utilice en varias posiciones, es decir, es un implemento maniobrable.

Además, en cuanto a su costo, a pesar de ser un producto para el uso industrial, estos no son muy costosos, por lo que si estás pensando en emprender una pequeña empresa donde necesitas la medición de la temperatura de algún objeto o sustancia, pues un termómetro bimetálico es una excelente opción para implementar.

Esta lectura puede interesarte: Mejores Termómetros de Galio / Galinstan

Termómetros de gas

Función de los termómetros para hornos de leña

El termómetro de gas es otro de los instrumentos de tipo mecánico que aún se sigue utilizando en la actualidad debido a su precisión y rango de medición. Sin embargo, se considera que en general su uso es bastante complejo, por lo que se ha limitado como un instrumento de uso normativo para medir y graduar otros termómetros.

Es decir, este termómetro es tan preciso y complicado que solo se implementa para reparar y configurar otros termómetros, ya que en caso de variar el resultado con respecto al resultado del termómetro de gas, inmediatamente podremos saber que el termómetro evaluado está averiado o debe calibrarse mejor.

Este termómetro consta de varias partes, la primera que podemos mencionar es un elemento que se encarga de medir la presión, este va conectado a un tubo capilar y al mismo tiempo esta va conectada a una ampolla, la cual es la que se expone a la temperatura que se desea medir.

El mecanismo de este termómetro comienza funcionar cuando el dispositivo se llena a presión de gas, normalmente se utiliza nitrógeno, y se coloca la ampolla en el lugar que se desea tomar la temperatura. Luego, se tiene que ajustar el elemento medidor con respecto al gas, se le debe dar un volumen fijo a este. Por último, la altura que tome el elemento medidor, indicará la presión del gas y a partir de esta medida se procede a calcular la temperatura.

La lectura de este artículo puede interesarte: Termómetros digitales Beurer

Sin duda alguna, el proceso no es tan sencillo como el de un termómetro de uso cotidiano, en el que solo debes colocarlo en un lugar por unos minutos y obtendrás el resultado. Pero, la complejidad de este proceso nos garantiza que el resultado final será el más acercado posible.

No obstante, como ya mencionamos este no es empleado siquiera en procesos industriales debido al proceso que supone su uso, sin embargo, su uso es completamente normativo para graduar y evaluar el funcionamiento de otro tipo de termómetros, por lo que no debes descartar nunca su uso.

Se puede decir entonces que el termómetro de gas es el que te va a garantizar que tus termómetros de uso normal están funcionando correctamente, por lo tanto el trabajo de producción (indiferentemente de qué producción se trate) estará bajo control si sigues esta norma de medición.

Además de la precisión, estos termómetros también resaltan por ser los que alcanzan un mayor rango de temperatura. Estos pueden medir desde -450 °F. a +1000 °F. (-268 °C. a + 538 °C.), lo cual deja muy pocas posibilidades de que su uso se vea limitado por el rango de temperatura a evaluar.

Con respecto al tiempo en el que este termómetro nos indica la temperatura evaluada, podemos decir que el resultado se toma su tiempo, ya que debe evaluar todas las variaciones en la presión del gas y enviar las señales por un tubo fino, además de que el gas (nitrógeno) no es de fácil conductividad térmica. Además, el tamaño del bulbo o tubo es sumamente grande, exactamente este debe ser cuarenta veces el volumen del resto del mecanismo, lo cual proporciona también que el proceso sea lento.

De igual forma, resaltamos que en este implemento no se trata de rapidez y practicidad, sino de exactitud, por ello cualquier otro detalle sobre el modo de funcionamiento de su uso es totalmente irrelevante.

Te podría interesar: Mejores Termómetros de Temperatura Basal

Termómetros de resistencia

Ya para el año 1821, gracias a los estudios de Sir Humphry Davy, se comenzó a notar que la resistencia eléctrica variaba cuando se alteraba la temperatura de los materiales. Sin embargo, no fue hasta el año 1871, cuando William Siemens hizo la propuesta de utilizar el platino para medir la temperatura a partir de la variación de la resistencia eléctrica.

Pero, de igual forma, el mecanismo que fue utilizado para crear un termómetro que funcionara por este medio fue determinado en 1898 y fue modificado y mejorado en varias ocasiones hasta llegar al resultado final en 1900.

Hoy en día, el material utilizado en el termómetro de resistencia puede variar. Hay modelos que siguen utilizando platino, pero también hay casos donde se implementa el uso del cobre o el tungsteno. No obstante, se considera que el platino es el material más ideal para la medición de la temperatura, ya que consta de una relación de tipo lineal entre la temperatura y la resistencia.

Ahora bien, el mecanismo empleado por estos termómetros básicamente se trata de un material que es capaz de captar la temperatura, la cual modifica su resistencia y esta se traduce en una variación de temperatura que sería el resultado final.

La capacidad de medición de estos termómetros es sumamente amplia, pueden llegar a medir desde los 200°C a los 3568°C, y cuenta con una resolución de tan solo 0,1°C. El uso de estos termómetros es mayormente para la toma de temperatura en exteriores, ya que funcionan de forma lenta, pero esto no afecta en nada a su precisión.

Asimismo, la calidad del termómetro de resistencia puede variar si se implementa un material distinto al platino, ya que las propiedades del compuesto varían y por lo tanto la manera de trabajar es diferente. Uno de los materiales más inestables para este caso es el cobre, que aunque hace que el termómetro sea más barato, por motivo de sus propiedades químicas no puede usarse para medir temperaturas mayores a 180°C, por lo que este tipo es empleado mayormente solo para medir las temperaturas del ambiente.

Te recomendamos leer: Mejores Termómetros para Hornos de Leña

Par térmico o termopar

Este dispositivo consta de dos hilos de metal que se encuentran unidos en un solo extremo, la unión viene a ser el punto de medición, mientras que a los extremos se les identifica como junta caliente y junta fría.

Los extremos de este mecanismo deben colocarse en el objeto que se quiere medir, esto hará que el punto de medición (donde se unen los extremos) se caliente y provoque una tensión eléctrica, o resistencia, la cual genera un voltaje que es proporcional a la temperatura del objeto.

Este tipo de termómetros son muy rápidos, el resultado puede ser obtenido en solo 5 segundos aproximadamente, por lo tanto su uso es muy propicio para labores de laboratorio y otros procesos especializados donde la precisión y rapidez es primordial.

Los termómetros de par térmicos sí pueden ser utilizados de forma doméstica, son muy útiles para saber la temperatura de ciertos aparatos y es una herramienta muy útil para quien le gusta reparar por sus propios medios las averías de su hogar.

Por lo tanto, puedes considerar adquirir un termopar para tenerlo en tu hogar, puedes buscar entre las mejores ofertas y modelos que se ofrecen en el mercado. La calidad de estos no puede variar demasiado entre marcas, ya que el sistema empleado es el mismo en todos los modelos.

Siempre es interesante saber más al respecto: Mejores Termómetros Ambientales o Higrómetros

Termómetros digitales

Termómetro Digital

Los termómetros digitales son aparatos que miden la temperatura a través de un mecanismo que capta energía mediante una resistencia, la cual se traslada por un circuito eléctrico que se encarga de transformarla en la cifra de la temperatura y por último se muestra el resultado en la pantalla del dispositivo.

Este tipo de termómetros son muy prácticos y fáciles de usar, en su mayoría son muy precisos y además –generalmente- son económicos. Existen muchos modelos de este tipo de termómetro, son los más utilizados en la actualidad y además son más seguros que los de mercurio.

Estos termómetros pueden estar diseñados de distintas formas y tamaños. Existen algunos cuyo uso está orientado a bebés recién nacidos, por lo que se implementa materiales suaves y flexibles que no lastimen las encías del bebé, o bien alguno de los otros orificios por los que puede ser utilizado el termómetro.

El mecanismo de los de Los termómetro digitales no solo está empleado en termómetros para medir la temperatura corporal, sino que este método de captación de temperatura también se utiliza en termómetros destinados a otros fines, tal como la medición de temperaturas en estudios o investigaciones científicas, así como también en procesos industriales especializados.

La precisión de estos dispositivos puede variar dependiendo de la marca del termómetro, ya que hay empresas que se dedican a crear productos de mucha mayor calidad, mientras que otros implementan mecanismos más económicos, pero que restan efectividad en el resultado final.

Por ello, tenemos que estar alerta al momento de adquirir un termómetro digital para el uso casero, ya que lo mejor será que adquiramos uno que sea de buen funcionamiento y en caso de no tener la posibilidad de pagar por un termómetro muy costoso, pues debemos buscar la mejor opción entre los modelos más accesibles.

Otros termómetros que funcionan de forma digital son aquellos que miden la temperatura basal. Este tipo de termómetros no funciona de la misma manera que un termómetro de temperatura febril, ya que éste se enfoca en captar cada decimal de la temperatura para garantizar de este modo que es un resultado muy cercano a la realidad. Ya que este tipo de dispositivos se utiliza para controlar y conocer el desarrollo del ciclo menstrual, el cual varía por muy poco su temperatura dependiendo del día en el que se encuentre.

Esta información es realmente interesante Mejores Termómetros de Cocina

De igual forma, los termómetros de tipo digital -en general- se pueden utilizar de manera oral, axilar y rectal sin ningún problema. Además, tenemos que aclarar que independientemente de cuál sea su uso estos podrán funcionar de forma óptima en cualquiera de los casos que se implemente.

Hoy en día es más recomendado utilizar un termómetro digital que uno de tipo manual, ya que son mucho más fiables y no suponen ningún problema para el cuerpo humano. Asimismo, estos pueden funcionar en un tiempo considerablemente rápido.

El promedio en el que estos aparatos nos muestra el resultado final de la temperatura va de 2 a 3 minutos, y también pueden contar con funciones que son muy prácticas, así como la posibilidad de registrar los últimos resultados de medición de la temperatura, así como también pueden tener indicadores de luz y sonido que hacen que el uso del termómetro sea más práctico y funcional.

Evidentemente, hay que señalar que este tipo de termómetros necesita de energía para poder funcionar, en la mayoría de los casos estos dispositivos utilizan baterías de botón, las cuales son bastante duraderas, fáciles de conseguir y accesibles en cuanto a su costo.

Muy pocos modelos de termómetro de este tipo son recargables, Sin embargo, esto no debe ser una preocupación, ya que un par de baterías puede prestar un funcionamiento de hasta un año en caso de que se utilice hasta dos o tres veces al día.

De igual forma, estos dispositivos presentan, en la mayoría de los casos, la función de apagado automático luego de estar inactivos por unos cuantos minutos. De este modo, evitamos que la batería se gaste de forma rápida debido a que el equipo queda encendido, así podemos tener garantizado que ahorraremos la energía de nuestro termómetro al máximo.

Recursos sobre termómetros para el lector

Esenziale

Newsletter

¿Qué es lo que piensas?