Escrito por

Cómo Lavarse los Dientes con el Cepillo Eléctrico Correctamente

Cómo lavarse los dientes con el cepillo eléctrico

La higiene dental es un factor que contribuye al bienestar de todo nuestro cuerpo, de este modo podemos evitar molestias en la boca y enfermedades, por este motivo es que es primordial que el cepillado dental forme parte de nuestra rutina diaria, esto hay que realizarlo al despertar, antes de dormir y después de cada comida.

La constancia que tengamos en el cepillado bastante determinante, porque la placa bacteriana de nuestra boca se desarrolla de forma continua, y solamente podemos evitar problemas su la eliminamos una y otra vez.

Sin embargo, no es solamente resaltante el lavado de los dientes, sino la técnica que empleemos, ya que si nos cepillamos de forma incorrecta no estaremos cumpliendo la finalidad de esta limpieza, e incluso podemos causar daño e irritación a las encías.

Por lo tanto, una higiene bucal correcta comienza por un buen cepillado, es decir, realizado de la forma correcta. Este lo debemos realizar luego e cada comida y bebida, en especial si es una bebida azucarada, carbonatada o una golosina.

Te podría interesar ¿Cepillo eléctrico sónico o rotatorio?

El cepillado

El cepillado en el que hay que tener mayor dedicación es el de antes de ir a dormir, ya que allí eliminaremos las bacterias y residuos que pudieron haber quedado luego de toda la ruita del día.

No obstante, tampoco hay que ser excesivos en el cepillado, ya que podría esto incidir en un desgaste prematuro del esmalte dental. Por ello, lo ideal siempre será que se aplique la limpieza solo tres veces al día.

Otro detalle que podemos tomar en cuenta para nuestra higiene bucal es lavar nuestra boca antes de cada comida para reducir la placa dental. El tiempo de cepillado debe durar entre tres y cinco minutos y debemos realizar al menos diez cepilladas en cada par de dientes.

Es importante resaltar que un médico especializado, es decir, un odontólogo es quien nos puede decir si nuestra higiene dental requiere de algún método en particular según las necesidades que tengamos, ya que hay personas que tienen encías sensibles o bien, personas con ortodoncia que deben implementar un método especial para limpiar sus dientes.

Hay detalles que pueden mejorar la higiene de la boca, como los chicles con flúor, ya que el masticar estimula la producción e saliva y al hacer esto evitamos que el pH de nuestra cavidad bucal se vuelva muy ácido. Por lo tanto, evitamos ciertas bacterias que provocan las caries, de igual forma no debemos pensar que esto puede sustituir alguna costumbre de limpieza dental.

Un cepillado de forma correcta debe ser realizado introduciendo las cerdas del cepillo en los espacios que hay entre los dientes. También hay que pasar nuestro cepillo por las mejillas, la lengua, el paladar y las encías. Hay cepillos que traen un limpiador especial para estas zonas más blandas, pero en caso de no tener uno, lo podemos hacer con el mismo cepillo pero de forma más suave o comprarnos un raspador o limpiador de lengua. En caso de presentar sangrado, llaga o alguna anomalía, debemos acudir con un especialista.

Unas encías completamente sanas no deben sangrar con el cepillado, por lo que si se nota que hay un sangrado inusual al realizar un cepillado común, lo más probable es que se trate de un problema de gingivitis. La solución a esto no es muy complicada: hay que ir con un médico que determine la gravedad del asunto, pero si el problema no es muy grave, lo que podemos hacer es limpiar bien la zona de las encías y usar hilo dental para eliminar los residuos que se encuentren cerca de estas. Asimismo, realizar una limpieza dental especializada con un odontólogo cada cierto tiempo nos ayudará a evitar este tipo de problemas.

Te recomendamos leer: Mejorar la periodontitis con cepillo eléctrico

en el mercado podemos conseguir una gran variedad

En cuanto a los cepillos de dientes, en el mercado podemos conseguir una gran variedad, incluso actualmente podemos encontrar hasta cepillos eléctricos. Muchas personas prefieren adquirir el último cepillo del mercado, ya que debido a la tecnología implementada se cree que se consigue un mejor trabajo, lo cual no es una mentira.

Lo que sí podemos aclarar es que esto no le resta prestigio a los métodos más básicos, con ellos podemos seguir obteniendo resultados buenos, lo único que hace un cepillo más avanzado es hacer el trabajo más sencillo.

Por su parte, los cepillos eléctricos buscan prestar una higiene lo más completa posible. De este modo, este cepillo permite que la limpieza profunda se haga de una manera más fácil. Pero, hay que resaltar que estos no disminuyen el tiempo del cepillado, ya que requieren el mismo tiempo de uso que un cepillo corriente.

De igual forma, hay una gran parte de personas que prefieren utilizar un cepillo eléctrico porque les parece más cómodo o que los resultados son mejores, esto no lo podemos discutir, ya que son opiniones y gustos década quien. Pero, sí podemos decir que hay que tomar en cuenta la manera en que implementamos este tipo de cepillos, ya que también se tienen que utilizar de una manera correcta.

Esta lectura puede interesarte: ¿Cómo limpiar un cepillo de dientes eléctrico?

Cómo limpiar los dientes a un niño con un cepillo eléctrico

Cómo limpiar los dientes a un niño con un cepillo eléctrico

Como ya lo mencionamos, cepillarse los dientes debe adoptarse como un hábito rutinario que debemos realizar al menos tres veces al día. Además, es una acción que debe hacerse bajo cierta técnica para que sea correcta. Pero, evidentemente no nacemos sabiendo cómo hacer esto, es por ello que los adultos, bien sea como padres, abuelos, tíos o hermanos mayores, deben enseñar a los más pequeños las forma de cepillarse, así como también la importancia de este. De este modo podrán comenzar a adoptar esta acción como una costumbre desde pequeños.

Igualmente, si vamos a comenzar a darles a nuestros hijos un cepillo eléctrico debemos indicar la manera correcta de usar este, ya que no implica que porque hace un movimiento por sí solo nosotros no tenemos que hacer absolutamente nada.

Los cepillos eléctricos son un implemento para la limpieza persona que, en sí, son muy favorables. Ya que, por su potencia proporcionan una función que facilita el limpiado de los dientes, a diferencia de su similar el cual tiene que usarse de forma manual en su totalidad.

Si comparamos a estos dos implementos, podremos conseguir tanto ventajas como desventajas. Pero, en este caso te diremos los puntos a favor que tiene un cepillo eléctrico con respecto a uno manual, estos son los siguientes:

  • A pesar de que se piensa que un cepillo manual es más manejable, el cepillo eléctrico tiene una forma que lo favorece más en este sentido. Debido a que el mando es más largo y la cabeza más alargada y fina, es más fácil llegar a zonas más difíciles de alcanzar.
  • No hay que aplicar mucho esfuerzo físico, por lo que con una sola pasada podremos conseguir que los dientes queden completamente limpios.
  • El uso nos implica menos trabajo, porque por su movimiento independiente nos ahorra parte del proceso de limpieza.

Es importante que leas más: Evitar encías retraídas con cepillo eléctrico

eficacia de los cepillos eléctricos

En cuanto a la eficacia de los cepillos eléctricos, podemos resaltar que tiene un gran poder, no es algo que un cepillo corriente no realice, pero este producto lo hace de una forma más fácil y rápida. Un cepillo eléctrico podrá arrancar la placa bacteriana más rápido y será más eficaz al momento de prevenir la aparición de sarro en los dientes.

Si pensamos en las diferencias de estos dos productos podremos conseguir que existe una muy clara y es con respecto a su diseño. Los cepillos eléctricos son muy diferentes a los manuales, ya que los primeros tienen un mango robusto (debido al motor y la batería), mientras que los manuales son más delgados y manejables. Otro aspecto a resaltar, es que a diferencia del manual, en este cepillo no podemos controlar la intensidad, por lo que puede haber casos donde el uso de este sea perjudicial para unas encías sensibles.

La calidad de estos productos es muy importante, ya que no valdría la pena gastar tanto dinero en un cepillo si nos va a durar menos del tiempo recomendado. Pero, realmente los cepillos eléctricos cuentan con cabezales de recambio, para así reemplazar las cerdas que estamos usando. Debido a su funcionamiento, el cepillo puede durar sin problemas tres o cuatro meses.

Con respecto a la batería, una molestia sería tener que cargar el cepillo a cada momento, pero esta puede durar hasta cinco días dependiendo del modelo. Y puede ser indispensable que una vez que la batería se agote, se debe cargar por al menos doce horas para que se cargue por completo. Conocer estos detalles es de gran relevancia, ya que si saldrás de viaje unos días, es bueno saber si tu cepillo aguantará o debes llevar el cargador contigo.

Te recomendamos ampliar un poco más de información al respecto: Ventajas y desventajas de usar cepillos eléctricos vs manuales

el precio de estos productos

Ahora, algo muy importante que hay que mencionar es el precio de estos productos. Este depende totalmente de la marca y el modelo del producto, ya que como todo hay versiones más lujosas o con acabados más pretensiosos que hacen que el precio varíe. De igual forma, los precios suelen ir de 60 a 70 euros, pero es algo que vale la pena invertir.

La calidad de los cepillos eléctricos es muy alta, por lo que mejorará nuestro cepillado, sobre todo si no queremos prestar mucha atención a la fuerza y el movimiento necesario, así como también hará el proceso más fácil y llevadero.

En el caso de los niños, hay que considerar que estos pueden tomar el uso del cepillo como un juego y así distraerse y no realizar el proceso de la manera correcta. Por lo tanto es muy pertinente señalarles cuál es el proceso que deben implementar.

La forma correcta de usar un cepillo eléctrico es la siguiente:

  • Divide la boca en cuatro cuadrantes. Cada uno de estos debe ser limpiado por al menos 30 segundos, de modo que cada diente requerirá de tres o cinco segundos de limpieza.
  • Cara externa del diente. Coloca el cabezal de limpieza sobre cada diente siguiendo la línea de la encía. Realiza movimientos circulares y abarca toda la superficie, no olvides limpiar también el espacio entre los dientes.
  • Cara interna del diente. Realiza el mismo procedimiento explicado en el punto anterior, pero esta vez puedes enfocar un poco más la limpieza a las muelas inferiores, ya que estas zonas acumulan más placa que las demás.
  • Cara de masticado. Coloca el cepillo de forma fija sorbe cada uno de los dientes donde masticamos con más frecuencia y deja que el cepillo limpie la zona.

Es importante que le enseñes a tu hijo este procedimiento y así podrá el solo limpiar sus dientes y así ir aprendiendo esta costumbre y hábito que tendrá que realizar por toda la vida para tener unos dientes fuertes y saludables.

A los niños les puede parecer más divertido este método, por lo que si ves que a tu pequeño no le gusta el momento de cepillarse los dientes, puedes optar por un cepillo de este tipo para hacer más ameno el momento. Incluso, hay cepillos eléctricos para niños, los cuales vienen en colores llamativos, diseños infantiles y hasta sonidos, para que de este modo el pequeño se vea más entusiasmado a utilizarlo.

Lo último que te podemos mencionar sobre este asunto es que el cepillo requerirá de un cambio de cabezal, esto puede ser hasta luego de cuatro meses o antes, de igual forma debes estar atento a que el cepillo no pierda su forma, y cuando esto suceda, el reemplazo deberá realizarse cuanto antes.

Los cepillos eléctricos pueden ser de dos tipos, de cabezal redondo o de cabezal alargado. Los más comunes son los circulares, ya que es más apropiado para el sistema eléctrico y encaja perfectamente con la forma de los dientes, por lo que solo hay que hacer movimientos circulares para abarcar la superficie que se quiere limpiar.

Si quieres informarte más, lee ya: Cada cuanto hay que cambiar el cabezal de un cepillo eléctrico

Empastes y cepillo eléctrico

Empastes y cepillo eléctrico

El empaste es una técnica empleada por los odontólogos para reparar un diente con algún problema, bien sea una caries o un diente roto. El nombre técnico de este método es obturación. Normalmente esto es empleado, en su mayoría, para eliminar las caries de una pieza dental, de este modo la enfermedad no avanza y así no llegará hasta el nervio del diente.

El método de realización del empaste no es muy complicado, este es un tratamiento sencillo y un poco rápido. La duración promedio es de 40 minutos y lo que se realiza en ese tiempo es lo siguiente:

  1. Aplicación de anestesia. Cuando la carie es muy profunda se aplica anestesia local para evitar dolor.
  2. Limpieza de la caries. Con ayuda de una herramienta el odontólogo remueve todo el tejido dañado del diente, es decir, quita la parte que no está sana y deja una cavidad que se deberá rellenar.
  3. Relleno de la cavidad. La cavidad que deja la carie se rellena con algo denominado composite, luego se le aplica luz con una lámpara para que este seque.
  4. Pulido y ajuste. Cuando se seca el relleno de la cavidad, se pule el empaste y se prueba la mordida para cerciorarse de que no haya alguna molestia. Si el resultado es bueno, el procedimiento habrá terminado.

Esta información es realmente interesante: Análisis 6 Mejores Cepillos Eléctricos para Niños

este método parecer ser sencillo

Así bien, muchas personas piensan que porque este método parecer ser sencillo, puede ser realizado por cualquier persona, no obstante a esto, alguien sin experiencia y sin conocimiento de la técnica puede originar un grave problema o complicación dentro de nuestra boca.

Las afecciones más comunes que se pueden desarrollar por un empaste mal desarrollado es pulpitis irreversible (que consiste en la inflamación de la pulpa del diente) o una mala limpieza, lo cual hace que la caries siga desarrollándose como si nada hasta llegar al nervio.

Indiferentemente de cual se al complicación obtenida, la única solución es una endodoncia, el cual es un tratamiento mucho más largo y complicado, y por sobre todo más costoso que el empalme. Por lo tanto, hay que buscar un tratamiento de calidad desde un primer momento y así evitaremos malos ratos en el futuro.

Por otra parte, cuando tenemos un empaste en nuestra boca debemos tomar en cuenta ciertos aspectos. Un empaste, así sea de buena calidad, necesita mantenimiento para no deteriorarse, la higiene dental es primordial en este caso, un buen cepillado con dentífrico que contenga flúor, usar enjuague e hilo dental, son detalles que contribuyen a conservar un empaste.

Así también, realizarse una limpieza y revisión con el odontólogo cada cierto tiempo, también es muy importante para estos casos. De igual forma, si el paciente tiende a presionar mucho la mandíbula mientras duerme o rechina sus dientes, puede afectar a los empastes de su boca, los puede desgastar y causar fisuras, por lo que necesitará de algo para remediar esto.

El odontólogo, en su caso y bajo su potestad, también puede optar por implementar un barniz de flúor en los bordes del diente empastado para proteger de mejor manera la pieza dental y disminuir algún problema como el mencionado anteriormente. Además, también cabe destacar que el uso de enjuagues bucales con flúor también proporciona una ayuda en cuanto a los empastes, ya que reduce el nivel de acidez y bacterias causantes de las caries en nuestra boca.

En cuanto a la higiene en casa cuando se utiliza un empaste dental, hay muchos mitos con respecto a si un cepillo convencional o uno eléctrico realiza un mejor trabajo. En este asunto hay que tener en primera instancia algo muy claro: el cepillo eléctrico es igual de seguro que el manual, ya que a veces se piensa que puede causar daños o ser peligroso. Pero, incluso el cepillo eléctrico puede dar mejores resultados en ciertos aspectos, ya que tiene un diseño optimizado gracias a sus movimientos rotatorios.

Te podría interesar Análisis de los 5 Mejores Cepillos de Dientes Eléctricos

100% seguro

Este movimiento realizado por el cepillo es 100% seguro y permite que el cepillo pueda alcanzar hasta los lugares más difíciles, a diferencia del cepillo manual que realiza esto de una forma más complicada o limitada.

Sin embargo, esto no determina que el cepillo pueda ser mejor o peor que un cepillo manual. Ambos cepillos tienes sus ventajas, pero ninguno es un producto deficiente. Simplemente, el movimiento que realiza el cepillo eléctrico ayuda a limpiar de mejor manera los dientes. Se cree, además, que el cepillo eléctrico es más beneficioso para prevenir la caries dental, la periodontitis y la gingivitis.

El único caso donde no es aconsejable el uso de cepillos eléctricos es en las personas que tienen las encías sensibles, ya que el cepillo es muy agresivo y no podemos controlar la intensidad con la que trabaja. De igual forma, puedes usarlo pero tienes que procurar no ejercer mucha presión contra las encías.

En cuanto a la técnica empleada, sí hay un cambio en cuanto al proceso de cepillado común, al empleado con un cepillo eléctrico, en este último cambiará la manera en la que trabajamos las piezas dentales.

En el caso de los cepillos eléctricos, se tiene que trabajar con un movimiento circular y normalmente estos cepillos tienen un cabezal rotatorio circular, por lo que de este modo podremos eliminar más suciedad de forma más sencilla.

De igual forma, conforme el tiempo va avanzando, los modelos también van cambiando y evolucionando, de este modo implementan nuevas técnicas que permiten retirar toda la placa de forma más fácil y rápida.

Pero, dependiendo de la manera en cómo te cepilles, puede ser recomendable o no implementar un cepillo eléctrico, bien sea por dificultades al realizar la técnica o para hacer más dinámico este proceso. Así, las personas pueden comenzar a limpiar sus dientes de la mejor manera posible y en el tiempo estimado.

cepillo electrico

Entonces, en el caso de los empastes dentales no hay problema en el método de cepillado que se implemente, siempre y cuando se implemente bien. Lo que importa en este caso es que la limpieza bucal sea óptima para que no se produzca nuevamente una carie.

Son muchas las personas que siguen pensando que un cepillo eléctrico es dañino en este caso, mientras que al contrario hay otro grupo que piensa que estos aparatos son miles de veces mejores que un cepillo normal.

Pues, hay que tener en cuenta que indiferentemente de la tecnología, si el cepillo no se emplea bien se podrán sufrir de caries, sarro y demás problemas bucodentales por mala higiene. Así bien, aquí no importa si es l cepillo más caro del mercado, sino que la limpieza realizada sea buena, el medio a través del cual se consigue esto es lo de menos.

La única diferencia que hay entre estos dos implementos es la forma en la que se emplean. El cepillo normal se utiliza con movimientos lineales, mientras que el eléctrico debe emplearse de forma circular debido a su cabezal rotatorio.

Si tu elección es inminentemente un cepillo eléctrico debes tener en consideración que este debe ser recargable o con pilas desechables, de este modo podrás tener siempre energía en tu cepillo para un buen cepillado, Además, tienes que fijarte en el remplazo de sus cabezales, cerciora que hayan repuestos accesibles y que sean fáciles de encontrar, ya que cuando tu máquina tenga las cerdas abiertas deberás cambiar esta pieza.

Finalmente, en caso de cualquier duda mayor, es pertinente que acudas al odontólogo, puesto que este es el más especializado para responderte y sacarte de dudas sin problemas.

Recursos sobre cepillos de dientes para el lector

Para que no te quedes con ninguna duda te ofrecemos información referente a este tema en nuestros artículos:

¿Qué es lo que piensas?