Escrito por

Cómo prevenir y tratar los codos secos

Hoy vamos a hablar de los grandes olvidados, en efecto, los codos secos y a prestarles la atención que se merecen, conociendo las medidas más eficaces para prevenir y tratar esta condición de la piel.

Seamos realistas, esta zona corporal, al igual que los talones, es la que más sufre de sequedad y a consecuencia, también se descama, pica, se irrita e incluso pueden generarse molestas heridas y grietas.

Y no solo eso, ya que además pueden oscurecerse y denotar una apariencia poco higiénica, aunque seamos los más aseados del mundo.

La dermis de los codos es muy diferente a la del resto del cuerpo y requiere mucha hidratación, puesto que es la base principal para mejorar su apariencia.

Pero ¿cómo hidratarlos y brindarles lo que necesitan para que luzcan más suaves, sanos y, en definitiva, atractivos?

Fíjate bien en toda la información que te concedemos, para poder prevenir y tratar los codos secos, a continuación.

¿Por qué se deterioran tanto los codos?

tratar-codos-secos

Las glándulas sebáceas de los codos son distintas a las del resto del cuerpo, pues segregan mucha menos grasa, para que la piel sea más gruesa y pueda soportar el estiramiento mecánico.

Así que, al producir menor cantidad de lípidos, la capa superior de la piel carece de hidratación y sumando al engrosamiento producido por la queratina, que la protege, da pie a la sequedad, también llamada hiperqueratosis.

No solo se resecan los codos con más facilidad, sino que están expuestos a muchos otros factores que pueden afectarlos.

Sin ir muy lejos, la simple fricción con la ropa o apoyarlos en superficies duras, son suficientes para empeorar su estado.

Y seamos realistas, es un área corporal que solemos olvidar, sin prestarle los cuidados que necesita, cosa que es un error.

Sin embargo, como ya hemos mencionado, además de estas, existen otras causas de los codos secos y las principales son las siguientes:

  • La deshidratación general.
  • Los cambios hormonales producidos en la pubertad, el embarazo, la menopausia o cualquier factor que descontrole las hormonas, como tomar anticonceptivos.
  • El estrés y los estados alterados de nervios.
  • Una mala alimentación y los malos hábitos, como fumar o consumir mucho alcohol.
  • Patologías dermatológicas crónicas o hereditarias, como pueden ser el eczema o la psoriasis.

En definitiva, se trata de una región del cuerpo que habitualmente está reseca en la gran parte de las personas, en mayor o menor medida.

No obstante, al contrario de lo que puedas llegar a pensar, hay formas muy sencillas de mantener a raya la sequedad y las hemos reunido en el siguiente apartado.

 

Los mejores consejos para prevenir y tratar los codos secos

Presta atención a los siguientes puntos y luce unos codos de envidia:

Hidrátalos a diario con aceites corporales

tratar-codos-secos

La hidratación es esencial para prevenir y tratar los codos secos y dañados, y la mejor forma de hacerlo es con los aceites corporales.

Por un lado, sus fórmulas están repletas de lípidos y ácidos grasos beneficiosos, su textura es más densa y sellan el agua en el interior de las capas epidérmicas, para que la humedad perdure.

Por otro, nutren en intensidad la dermis, reparando, fijando y renovando la superficie cutánea, fortificando la barrera lipídica.

Eso sí, para que surja su efecto, hay que ser constante y aplicar el aceite corporal cada día, tras la ducha.

Y otro truco muy efectivo, especialmente para los codos muy castigados, es aplicar el aceite antes de irte a dormir, enrollando film transparente sobre ellos, para que penetre más satisfactoriamente.

¿Has visto cuánto puede ayudarte un aceite corporal? Por eso te aconsejamos que incluyas este cosmético en tu rutina diaria de cuidados.

Siempre se recomienda optar por composiciones naturales, libres de perfumes, alcohol y agentes químicos nocivos, además de cualquier tipo de ingrediente irritante o alérgeno, que pueda perjudicar la epidermis.

Protégelos de los factores que pueden dañarlos

Si ya tienes los codos secos y agrietados, deberás asegurarte de no dañarlos más, ya que te va a ser difícil restaurar su condición.

Así que es importante evitar:

  • Temperaturas extremas. Es muy común que el gélido frío del invierno promueva la sequedad, pues no hay humedad y ataca la barrera de la piel más fácilmente. Lo mismo pasa cuando hace mucho calor, pues la dermis de los codos se deshidrata y pierde los pocos lípidos que posee.

 

  • Fricciones y frotamientos fuertes. Las asperezas son proclives en los frotamientos excesivos y dejarlos apoyados durante un periodo de tiempo extenso, especialmente en superficies duras.

 

  • Jabones o exfoliantes agresivos. Las formulaciones químicas y los exfoliantes con gránulos grandes pueden generar la pérdida de los aceites naturales que la dermis precisa, aparte de microrroturas que empeoran todavía más su estado.

 

  • Agua muy caliente. Darse duchas con agua caliente y peor aún, baños, conlleva un efecto negativo en la piel. No solo provoca la desecación de la capa externa de la dermis, sino que se agoten los lípidos internos de las células.

 

En resumidas cuentas, los expertos recomiendan cuidar de dicha zona con cosméticos suaves, hipoalergénicos, sin perfumes y no irritantes, formulados con lípidos y activos clave, que penetren en profundidad.

Ducharse a una temperatura atemperada o incluso si se puede con agua fría.

Proteger los codos con fibras naturales, como puede ser el algodón, del frío o el calor extremo, además de la fricción.

Y usar cojines o materiales acolchados, si vamos a estar en una posición prolongada sobre una superficie dura.

Bebe las cantidades recomendadas de agua

tratar-codos-secos

A estas alturas ya ha quedado claro que es fundamental mantener la piel hidratada y aunque parezca mentira, podemos hacerlo desde dentro hacía fuera.

De hecho, un claro síntoma de que quizás no estás tomando la suficiente agua que el organismo necesita, es la dermis reseca.

Los especialistas así lo afirman, hay que tomar de 1,5 a 2 litros de agua diarios, repartidos durante toda la jornada.

También son válidos las infusiones y los zumos de frutas naturales, pero no el alcohol, ya que es diurético y provoca justo lo contrario, la deshidratación.

Recuerda que lo mismo ocurre con la alimentación, procura llevar una dieta equilibrada que sea saludable, rica en proteínas, vitaminas, nutrientes y grasas sanas, y baja en azúcares refinados, grasas saturadas y platos procesados.

Usa un humidificador

Las investigaciones realizadas por expertos han demostrado que el picor y la sequedad de los codos y del cuerpo en general, se reducen de manera considerable con un humidificador.

Si adquieres uno, evitarás que el calor los reseque, que el frío los agriete y esa sensación de tirantez tan desagradable desaparecerá.

Te voy a explicar por qué, es muy fácil de entender, cuanto más humedad haya en el ambiente, hay muchas menos probabilidades de que esta se evapore.

Podrás lidiar con los codos adoloridos, pero también te ayudará con otras áreas corporales ásperas, como las rodillas o los talones, mejorando el tono y la textura general de la piel.

A pesar de seguir dichas prácticas, no estaría nada mal que acudieras a un médico si el problema es muy severo, con más ahínco si la sintomatología empeora.

En algunas ocasiones la descamación, la tirantez, el prurito, la irritación y etc., puede derivar de otra afección dérmica que requiere un tratamiento prescrito por un doctor.

Ahora que ya sabes que es importante prevenir y tratar los codos secos, esperamos que no te duermas en los laureles y les prestes la atención que se merecen.

¿Qué es lo que piensas?