Escrito por

Tónico facial ¿Para qué sirve?

El paso siguiente a la limpieza facial es el tónico, pero ¿estás segura de conocer al cien por cien sus utilidades?

Muchas personas caen en la creencia errónea de que un tónico se emplea para limpiar la piel y, de hecho, lo emplean incluso a modo de limpiador o desmaquillante.

En ningún caso es su cometido, pues para eso están los aceites limpiadores, el agua micelar, etc.

El tónico no se retira del cutis, sino que se deja en la dermis para poder aprovechar sus beneficios, que no son pocos.

Así que hoy nos gustaría adentrarte en su mundo para que descubras cómo y cuándo usarlo, qué tipo de bondades le aporta al rostro y otra información muy interesante al respecto.

¿Te quedas a descubrir el tónico en todo su esplendor?

¿Qué es el tónico facial?

tonico-facial-para-que-sirve

Como ya hemos mencionado en el inicio, el tónico es un producto que forma parte de la rutina facial de higiene diaria, pero a diferencia de lo que muchas personas piensan, se utiliza después de la limpieza.

Es una sustancia más bien acuosa que al aplicarla, nos da la misma sensación que si fuera agua.

Tras limpiar el rostro, es necesario equilibrar el pH de la piel, hidratarla, refrescarla y prepararla para recibir los posteriores tratamientos con este cosmético.

Existen muchos tipos de tónicos y nuestra elección se basará siempre en nuestras necesidades y condición epidérmica.

¿Para qué sirve?

Aunque su principal cometido es el de restablecer el pH, cerrar los poros de la tez y en general, tratar la piel luego de someterla a una limpieza, el tónico facial posee otras utilidades que vale la pena conocer.

Beneficios del tónico para el cutis

tonico-facial-para-que-sirve

No quiero que esta frase sea muy repetitiva, no obstante hay que dejar clara una cosa: en ninguna circunstancia, el tónico tiene como objetivo limpiar.

Y para aprovechar sus beneficios hay que dejarlo en la piel, sin retirarlo.

Sus tres funciones principales son:

  • Estabilizar el pH de la piel.
  • Refrescar.
  • Prepararla para posteriores tratamientos.

Sin embargo, no hay que dejar de lado, otros beneficios importantes:

  • Disminuir el aspecto de los poros.
  • Proteger la dermis de los radicales libres.
  • Reafirmar.
  • Calmar.
  • Aportar luminosidad.
  • Ayudar a la piel a retener la humedad.
  • Cuidar las microbiotas cutáneas frente a bacterias dañinas.

Aparte de dichos lucros, puede proporcionar otros diferentes para cada tipo de piel, según su composición, y podemos verlo en el siguiente apartado.

¿Para qué tipo de pieles está indicado?

Atrás quedan los tiempos aquellos en los que los tónicos estaban elaborados con fórmulas exclusivas astringentes para pieles grasas, con la intención de reducir y mejorar la tendencia acneica.

Hoy en día, cualquier condición dérmica puede beneficiarse de las propiedades de este producto tonificante.

Por lo tanto, observemos qué tipo de formulaciones van mejor según cada tipo de piel y las ventajas que ofrece:

  • Piel normal. Las composiciones hidratantes y calmantes son las mejores para piel normal, así como las que posean antioxidantes. Algunos ingredientes ideales en este ámbito son la manzanilla y el aloe vera.

 

  • Piel seca y sensible. Además de refrescar, hidratar y calmar, la fórmula en cuestión deberá contener activos nutritivos y por supuesto, nada de alcoholes, perfumes o elementos irritantes, ni alérgenos. Aparte de los ingredientes mencionados en el punto anterior, que también van de maravilla, otros compuestos idóneos en este caso son la rosa mosqueta y la camomila, por ejemplo.

 

 

  • Piel mixta. Los agentes calmantes e hidratantes también irán genial para esta condición, como la vitamina E y el agua de rosas. No obstante, requerirá de componentes que ayuden a regular la generación del sebo en ciertas áreas, especialmente en la zona T del rostro.

 

  • Piel grasa y proclive al acné. No todas las pieles grasas tienden a la condición acneica, sin embargo, los ingredientes beneficiosos suelen ser semejantes. Algunos de ellos son el ácido salicílico, que, asimismo, cuenta con poder para suprimir de manera suave las células muertas; y como el tomillo, que ayuda a controlar el exceso de la producción de grasa facial, sin resecar la dermis.

 

Uso correcto del tónico facial

tonico-facial-para-que-sirve

Para aplicar el tónico correctamente, deberás tener en cuenta los siguientes pasos:

  1. Antes de aplicar el tónico, es primordial que la piel esté bien limpia, libre de suciedad, maquillaje o cualquier residuo. Por eso, primero deberás comenzar con el paso básico de la higiene facial: la limpieza. Recuerda que nuestro protagonista NO trabaja limpiando la dermis y deberás emplear un limpiador para esta finalidad.
  1. Y por fin, llegó la hora de aplicar el tónico. Puedes hacerlo con un disco de algodón, uno de seda o con el método más tradicional y para nosotros, más infalible de todos, con las manos limpias. Si lo haces con la ayuda de las yemas de tus dedos, te beneficiarás de un menor desperdicio de sustancia, ya que los discos de algodón absorben más producto que las manos y favorecen su aplicación.
  1. Una vez tenemos el producto en la tez, debemos extenderlo uniformemente por todo el cutis mediante masajes circulares y pequeños toquecitos, sin olvidar el cuello y el escote. No solo aumentará la efectividad de absorción, sino que activarás el riego sanguíneo y el sistema linfático, así como la circulación del oxígeno.
  1. Por lo general, el tónico se absorbe de inmediato por la piel, pero lo más factible es aguardar un poco para cerciorarnos de que no está todavía muy húmeda.
  1. A continuación, ya puedes seguir con los posteriores tratamientos, como el sérum, el contorno de ojos y la crema facial. ¡Y listo!

Para tener en cuenta antes de irnos…

Pese a que muchos tipos de tónicos pueden ser válidos según tu condición, siempre es mejor optar por aquellos que sean lo más natural y cuidadosos posibles, para evitar efectos contraproducentes en la dermis.

Y esto sirve para todas las pieles, pues ciertos elementos químicos pueden agravar el estado de la tez o incluso provocar afecciones indeseadas.

Apostar por fórmulas naturales te garantizará seguridad y a la par, impedirás el efecto combinado de los cosméticos, que se da por una acumulación de agentes sintéticos dañinos en la dermis y que provoca problemas de salud con el tiempo.

Te animo a cuidar tu dermis con un tónico facial, pues ahora que ya sabes para qué sirve, no tienes excusas.

¿Qué es lo que piensas?