Escrito por

La mejor rutina de cuidado de la piel a los 50 años

Los 50 años es una etapa maravillosa, pues normalmente se suele tener mucho más tiempo para poder recuperar el que se ha perdido años atrás con los hijos, las noches de insomnio, etc.

Sin embargo, aunque sea una década dorada, transcurren una seria de cambios hormonales que afectan al estado físico del cuerpo y de la piel.

Sin ir muy lejos, el porcentaje de estrógenos y de la capacidad para retener el agua en el interior de las capas cutáneas, disminuye considerablemente en la mujer.

Esto hace que la dermis se aprecie apagada, seca, deshidratada e incluso que aparente más edad.

Y seamos realistas, la menopausia también interviene en términos mentales y hace de las suyas, en muchas ocasiones.

Es fundamental lidiar con esta revolución de hormonas en toda regla, para combatir los signos del envejecimiento y favorecer el aspecto de la piel.

Asimismo, nos sentiremos mejor con nosotras mismas y la autoestima aumentará, al sentirnos más felices en esta etapa tan genial, pero tan complicada a la vez.

Adopta la mejor rutina del cuidado de la piel a los 50 años, siguiendo las claves que te brindamos, a continuación.

  1. Limpiezarutina-cuidado-piel-50-anos/

El paso más imprescindible para tener un cutis saludable es la rutina de limpieza diaria.

Deberás hacerlo 2 veces, una por la mañana y otra por la noche, mediante un limpiador suave, rico en ingredientes hidratantes y calmantes.

Durante el día, la epidermis acumula suciedad, por eso es primordial que elimines esos residuos que se adhieren, las impurezas y el maquillaje, antes de irte a dormir.

Si no lo haces, te arriesgas a taponar los poros y que aparezcan condiciones indeseadas, como puntos negros, espinillas, etc.

La dermis lleva a cabo su proceso de regeneración por la noche y expulsa hacia el exterior las toxinas y el exceso de sebo que se amontonan en su interior.

Así que, por la mañana, deberás recurrir de nuevo al limpiador, para eliminar en profundidad cualquier resto.

No solo evitas que surjan afecciones desastrosas en la tez, sino que la dejas lista para aprovechar con más plenitud los activos de los cosméticos que apliques a posteriori.

  1. Exfoliación

Aunque la limpieza sea el paso más importante y, por ende, el primero de todos, la exfoliación semanal es un refuerzo extra que es necesario para lucir un cutis sano.

Utiliza un exfoliante mecánico suave que no contenga gránulos, 1 o 2 veces por semana, para impedir que los poros se obstruyan.

También te servirá para suprimir las células muertas y mejorar el tono de la piel del rostro.

Aplícalo mediante masajes leves circulares con la ayuda de las yemas de los dedos, déjalo reposar un poco y acláralo con abundante agua.

  1. Tonificación

El paso anterior a la crema hidratante es el tónico facial.

Los limpiadores suelen alterar el pH neutro de la piel, dejándola desprotegida.

Por eso mismo, la tonificación es la predecesora de la limpieza.

Su cometido es el de restablecer el equilibrio lipídico, además de preparar el cutis para recibir en todo su esplendor los activos beneficiosos que proporcionan los tratamientos de cosmética.

Su aplicación no tiene secretos, puedes hacerlo con la ayuda de un disco de algodón, con las mismas manos o con un pulverizador, lo importante es hacerlo antes del sérum y la crema.

  1. Hidratación y nutriciónrutina-cuidado-piel-50-anos/

Si solo limpiamos el rostro a consciencia, pero no aplicamos ningún agente hidratante después, de poco va a servir.

Lo ideal en esta etapa, es aplicar una crema hidratante con acción antiarrugas, para revitalizar y nutrir la dermis.

Pero no sin antes aplicar un sérum reparador antienvejecimiento y un contorno de ojos rico en ingredientes revitalizantes, hidratantes y regenerantes que nutran en profundidad.

En cuanto a cremas, las más recomendadas, son las formulaciones con un alto contenido en proteínas, como el colágeno.

Sin olvidar el ácido hialurónico, otro aliado a la hora de hidratar en intensidad, rellenar los surcos de las arrugas, redefinir y mitigar los signos del paso del tiempo, como las líneas de expresión.

La vitamina C también tiene un gran poder, pues promueve la generación natural del colágeno y la elastina, aportando luminosidad y aclarando las manchas pigmentarias.

Y otros elementos muy aconsejados son la centella asiática y la rosa mosqueta, a raíz de su poder cicatrizante y regenerador.

Tampoco está de más emplear una mascarilla nutritiva 1 o 2 veces a la semana.

Con dejarla actuar de 10 a 15 minutos, tienes suficiente y te ayudará mucho a cuidar tu piel para que se aprecie en óptimas condiciones.

  1. Protección solar

Nuestro astro rey es uno de los peores enemigos de la piel a los 50 años.

Sus radiaciones, no solo provocan la formación de radicales libres que deterioran el colágeno y promueven el envejecimiento celular, sino que pueden acarrear condiciones más serias, como quemaduras o cáncer de piel.

Las manchas oscuras tampoco se libran de aparecer tras una exposición prolongada, algo estéticamente feo.

Así que es esencial que te protejas de los rayos del sol, con la ayuda de un producto con protección solar cada mañana, antes de salir de casa, con independencia de la época del año o clima previsto, ya que incluso en los días nublados son peligrosos.

Procura que dicho protector solar sea de amplio espectro para que preserve tu rostro de los UVA y UVB, además de contener filtros físicos, para asegurar una protección mayor e inmediata.

Recuerda que el factor de protección deberá ser como mínimo de SPF30, aunque si es de SPF50+ todavía mejor.

  1. Maquillaje adecuadorutina-cuidado-piel-50-anos/

Ya hemos aplicado el protector solar y ahora solo nos quedará esperar algunos minutos antes de maquillarnos.

Como ya deducirás, es importante elegir un maquillaje específico, acorde con las necesidades de nuestra dermis facial a los 50 años.

Lo idóneo es aplicar primero un corrector de ojeras, que unifique el tono de esas áreas más oscuras y minimice la apariencia de los surcos.

Después, seguiremos con la prebase, que alisará y corregirá las imperfecciones, arrugas y líneas de expresión.

Una vez se haya absorbido, puedes aplicar la base del maquillaje.

Lo mejor será que evites las bases demasiado densas o compactas, ya que harán justo el efecto contrario a lo que pretendemos: marcar más las arrugas.

En este caso, la mejor elección es una base más fluida, que sea ligera, pero a la vez sea cubriente.

Puedes complementar el look con un iluminador perlado o dorado, que iluminará esas partes estratégicas para reducir los estragos del cansancio y redefinir el óvalo facial.

Y hasta aquí, nuestra pequeña guía para cuidar tu cutis en la década de los 50.

¿Sigues todos y cada uno de los pasos descritos?

Si es así, enhorabuena, seguro que tu tez luce impoluta.

De lo contrario, ponte manos a la obra y adopta la mejor rutina del cuidado de la piel a los 50 años, si no quieres que tu rostro empeore.

¡Lo agradecerás, seguro!

¿Qué es lo que piensas?