Escrito por

Todo sobre el Aloe vera: tipos, propiedades, contraindicaciones

El Aloe vera es una planta muy versátil que posee verdaderas propiedades, gracias al elixir que preserva en el interior de sus hojas espinosas.

No solo hablamos de beneficios en el ámbito de la belleza, sino también a nivel de salud.

Antaño ya la utilizaban para tratar todo tipo de enfermedades y condiciones.

Y en la actualidad se han llevado a cabo numerosos estudios que han confirmado sus poderosas propiedades.

A raíz de estos avances tecnológicos, sabemos que existen más de 300 tipos de esta planta, conocida como “la reina de la inmortalidad”.

Sin embargo, no todas las tipologías brindan las mismas bondades.

La versión que otorga los tan deseados efectos medicinales es la variedad Aloe Barbadensis, comúnmente conocida como Aleo vera.

De hecho, se la denomina así porque “Vera”, hace referencia a “Verdadera”, es decir, es la versión eficaz de esta planta ancestral con tantos adeptos por doquier.

El cometido de hoy es ahondar un poco más dentro del mundo del Aloe Vera y resolver las típicas dudas que suele generar.

Además de analizar los aspectos más importantes en profundidad, para conocerla un poco más de cerca.

No te pierdas todo lo que has de saber de la preciada sábila, a continuación.

¿Qué tipos y variedades hay?

propiedades-aloe-vera

Con el sinfín de versiones que existen en la naturaleza, de esta planta tan venerada, no es de extrañar que aparte de sus propiedades, se diferencien por sus demás características.

Ya sabemos lo que la variedad Bardensis, también llamada como Aloe vera común, sábila o acíbar puede ofrecernos.

Vale la pena saber qué prestaciones otorgan las demás.

No obstante, vamos a centrarnos en las más conocidas:

Aloe Saporina. También recibe el nombre de pita real. Este tipo es muy fácil de hallar y su uso para elaborar jabones está bastante extendido, gracias a su acción desinfectante e higiénica. Se trata de una planta con grandes hojas carnosas, con espinas y de colores verdosos, azules o rojizos.

Aloe Arborescens. También llamada planta pulpo o aloe candelabro por su forma y su altura, ya que puede llegar a alcanzar hasta los 4 metros. Sus hojas son carnosas, poseen los bordes aserrados y suelen presentarse en un color verde oscuro. Su flor anaranjada o rojiza crece a partir de los tallos laterales. Se trata de una versión muy empleada a modo de decoración por su llamativo color y su belleza. Además, otorga efectos astringentes, antibióticos, antiinflamatorios cutáneos y humectantes.

Aloe Aristata. Conocido asimismo como Aloe de encaje o de gallina de Guinea. Estamos ante la variedad más pequeña de todas, ya que apenas alcanza los 30 cm de diámetro. Sus hojas verdes azuladas aserradas, tienen particulares manchas blancas y forman un rosetón. Las flores anaranjadas que nacen atraen a animales e insectos polinizadores y sus raíces otorgan virtudes cicatrizantes.

Además de ellas, también encontramos las versiones striata, juvenna, variegata, brevifolia, ciliaris y ferox, entre otras.

Principales propiedades y beneficios del aloe vera

propiedades-aloe-vera

Es verdad que esta planta ayuda en el tratamiento de muchas afecciones, pero de ahí a afirmar que cura hasta el cáncer, me parece que es una exageración.

Pues tal y como dice el refrán popular “del dicho al trecho, hay un trecho”.

Hay que ser conscientes de que a pesar de que podemos aprovechar su jugo para tratar muchas dolencias, no se trata de un producto milagroso.

Y por lo que sé, de momento, los ítems mágicos, no existen.

Ahora que ya ha quedado esto claro, de la inmensa cantidad de beneficios, vamos a citar los que sabemos a ciencia cierta que son reales:

Remedio natural contra las aftas y quemaduras

A raíz de su alto contenido en aminoácidos, destaca su poder regenerante que es ideal tratando y calmando quemaduras leves, además de aftas.

La sensación de alivio aparece casi de inmediato, segundos después de aplicar el jugo sobre la dermis.

Su aplicación no tiene complicaciones, es muy sencilla, basta con aplicar la sustancia encima de la lesión.

Y en el caso de las aftas, la forma más factible es aplicar un trozo de la hoja con la sábila en el labio, para despedirnos de la sensación de ardor.

Hay incluso casos que, al aplicarse al instante, no llega ni a surgir el afta.

Realmente funciona.

Gran aliado para liquidar las toxinas

Puede que hayas leído u oído en algún sitio, que el Aloe vera es muy beneficioso para combatir la celulitis.

En cierto modo, no se trata de un bulo, pues esta gloriosa planta elimina las toxinas del organismo, limpiándolo y purificándolo.

Las toxinas favorecen la aparición de la odiosa celulitis, así que, si las desterramos del cuerpo, menos probabilidades habrá de que aparezca u empeore.

Mejora la salud dental

Su composición es rica en antraquinonas, grandes aliadas a la hora de batallar con las caries y los gérmenes que dañan los dientes.

Asimismo, está comprobado que protege el esmalte de las piezas dentales, siendo totalmente recomendado para velar, cuidar y mejorar nuestra salud dental.

 

También puedes descubrir todo lo bueno que puede aportarte en el ámbito de la piel, concretamente del acné.

 

¿Existen contraindicaciones?

propiedades-aloe-vera

Es un error creer que, porque un producto sea cien por cien natural, no puede acarrear efectos adversos.

Como cualquier otro medicamento convencional, la sábila no se salva, especialmente en su versión ingerida.

Por un lado, se sabe que disminuye la glucosa en sangre, produciendo problemas con la regulación de esta en personas con diabetes, inclusive tomando la medicación requerida.

Por otro, produce un efecto laxante que favorece el tránsito intestinal, pero que puede ser contraproducente para personas con dificultades intestinales, como la enfermedad de Chron y el colon irritable, entre otras similares.

Por ello, las personas con complicaciones de estas índoles, mejor que se abstengan de tomar la planta por vía oral y la usen exclusivamente a modo tópico.

También hay que tener presente, que no se aconseja su consumo interno por más de dos semanas consecutivas, pues podría ser peligroso para la salud.

Y a la par, habrá que prestar especial atención si deseamos aplicarnos sobre la piel o el cabello, el gel de aloe vera extraído directamente de las hojas naturales.

Antes, tendremos que desintoxicarlas de la aloína para evitar sufrir condiciones indeseadas.

Lo haremos metiendo las hojas en remojo durante un mínimo de 24 horas e ir cambiando el agua cada 3 a 4 horas como mucho.

Y sin olvidar a las personas alérgicas a la sábila, que por supuesto, no podrán gozar de ella.

Después de conocer un poco más las propiedades que el Aloe vera nos otorga como remedio natural, solo queda decir que la emplees siempre con consciencia y cuidado, siguiendo las recomendaciones de los profesionales.

¿Qué es lo que piensas?