Escrito por

Aprende a hacer un limpiador facial casero con estos tips

¿Qué te parece aprender a elaborar un limpiador facial casero eficaz?

El limpiador facial es el primer paso y el más esencial de la rutina del cuidado del cutis, pues prepara la piel para recibir los posteriores cosméticos con eficacia.

Sin embargo, la limpieza del rostro no solo es importante por ello, ya que a la par, limpia las impurezas, la suciedad, el exceso de sebo, el maquillaje y los residuos del ambiente que quedan adheridos a la dermis.

De esta manera, no únicamente la dejamos impoluta, sino que desobstruimos los poros para que no aparezcan granitos, puntos negros u otras condiciones desagradables de la misma índole.

Y la tez adquiere un mejor aspecto, más suave e iluminada o, dicho de otro modo, en óptimas condiciones y saludable.

Ahora bien, no todos los limpiadores faciales (ni siquiera los caseros) son aptos para todos los tipos de pieles y es primordial reconocer primero nuestra tipología para escoger siempre el que cubra nuestras necesidades.

Así que, antes de nada, lo más viable es conocer qué tipos de productos de limpieza facial existen y sus características:

 

Tipos de limpiadores faciales

limpiador-facial-casero/

A sabiendas de que hay una gran cantidad de limpiadores diferentes en el mercado actual, vamos a hacer un pequeño recorrido por los más habituales para conocerlos un poco más a fondo.

Presta atención a los siguientes productos de higiene facial:

  1. Agua micelar o limpiadores acuosos

Comenzando por el primero, el agua micelar es un ítem muy versátil que brinda diversas funciones y una de las principales es su uso como limpiador.

Aunque además de cumplir con éxito lo que nos interesa, que es eliminar la suciedad de la cara, también actúa como un desmaquillante muy eficaz y tonifica la epidermis.

Sus múltiples utilidades suponen un gran ahorro de tiempo y dinero, de ahí que hayamos empezado con este producto en concreto.

Se trata de una solución muy suave, que cumple con sus funciones, sin irritar la piel, especialmente si el agua micelar en cuestión está elaborada mediante componentes naturales.

Y esto hace que sea ideal para todas las condiciones dérmicas, sean grasas, secas o sensibles, pues funciona de igual modo, respetándolas y cuidándolas.

  1. Leches limpiadoras

Otro limpiador característico por su suavidad es la leche limpiadora, que ya de entrada, puede confundirse con una crema hidratante facial más líquida.

Este atributo la convierte en una sustancia de aplicación grata, pero que se queda un pelín corta a la hora de retirar maquillaje fijo o resistente al agua.

Como no es un producto agresivo, puede ser muy válido tanto para pieles secas, como mixtas, pues no va a suprimir los aceites naturales que produce el tejido celular epidérmico, ni va a engrasarlo de más.

  1. Bálsamos

Los bálsamos están muy recomendados para pieles castigadas, secas y deshidratadas, que requieran un extra de hidratación, puesto que, a la vez de limpiar, también nutren.

Ya de antemano, avisamos de que no es un producto apto para pieles mixtas o grasas, porque podría empeorar su estado.

La textura de este limpiador con doble función es más densa que las anteriores opciones y poco maleable.

Para manipularlo, se aconseja calentarlo con las yemas de los dedos para que se transforme en una sustancia parecida a la crema facial, que hidrata en profundidad.

  1. Limpiadores bifásicos

No se deben confundir este tipo de limpiadores con el agua micelar, aunque presenten un aspecto acuoso, ya que no son el mismo producto.

Pueden diferenciarse los limpiadores bifásicos por su apariencia, pues poseen dos colores distintos que pueden apreciarse a través del envase transparente.

Estas dos sustancias suelen ser una de agua y otra de aceite, y actúan retirando las partículas de la suciedad de una sola pasada eficazmente, gracias a su base aceitosa.

Por su contenido en aceite, algunos no están indicados para pieles grasas, todo dependerá de qué tipo de aceite se trate y con más ahínco de sí sus activos no son sintéticos, sino naturales, para que puedan usarlo las más sensibles.

Hemos tenido este punto en cuenta y por eso, te ofrecemos varias recetas de limpiadores faciales caseros, que son muy sencillas y que además están compuestas por ingredientes naturales, al alcance de todo el mundo.

Descubre como hacer un limpiador facial casero mediante los siguientes tips:

Receta del limpiador facial casero para piel grasa

limpiador-facial-casero/

Como seguramente ya sabrás a estas alturas, las pieles grasas deberían evitar las formulaciones con ingredientes que sumen sebo para no agravar la situación.

Por eso hemos optado por una elaboración a base de limón, que tiene un efecto positivo en las dermis mixtas o grasas, retirando el exceso de sebo, sin alterar su equilibrio.

Aparte de ofrecer propiedades purificadoras, hidratantes y limpiadoras excelentes, sin resecar.

Su compañero fiel es el tomate, un antioxidante natural que protege y estimula.

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de zumo natural de limón recién exprimido.
  • 2 cucharaditas de pulpa natural de tomate.
  • 1 cucharadita de leche fresca entera.

Instrucciones

Mediante una cuchara o espátula de madera, mezcla los 3 ingredientes en un bol y cuando la combinación sea uniforme, aplícala en el rostro.

Deja que actúe durante 10 minutos y utiliza abundante agua para enjuagar.

 

Receta del limpiador casero para piel seca

limpiador-facial-casero/

Las pieles con tendencia a la sequedad carecen de hidratación suficiente y unos de los ingredientes estrella en este ámbito son el aloe vera y el aceite de argán.

El primero es antiinflamatorio, antioxidante, regenera, suaviza, hidrata, calma, refresca y nutre en intensidad.

El segundo, hidrata, humecta y protege, proporcionando una alta nutrición.

Y la miel cruda, acabará con las bacterias patógenas (pues las “benévolas” no las queremos suprimir) e hidratación.

Ingredientes:

  • ¼ taza de gel puro de aloe vera
  • 2 cucharadas de aceite de argán
  • ¼ taza de miel natural cruda

Instrucciones

De la misma manera que la receta anterior, mezcla todos los ingredientes en un recipiente hasta que se fundan en una sola sustancia.

Cubre el rostro con una fina película del producto y deja actuar un minuto, para proseguir retirando con un paño humedecido en agua atemperada.

Receta del limpiador casero para piel madura

limpiador-facial-casero/

El aceite de aguacate es rico en ácidos grasos, nutre y aporta elasticidad y resistencia al cutis, sin olvidar su acción regeneradora celular.

Las esencias de incienso favorecen la renovación de las células y cuentan con una acción antienvejecimiento sublime.

Y el aloe vera, ya sabemos que está repleto de beneficios en cuanto a la piel.

Ingredientes:

  • 15 ml aceite de aguacate
  • 4 gotas de aceite esencial de incienso
  • 45 ml de gel puro de aloe vera

Instrucciones

Agrega todos los ingredientes en un bol y no dejes de mezclar.

Cuando todo se haya convertido en una sola solución, puedes proceder a la aplicación con la piel húmeda y con la ayuda de un disco de algodón con movimientos circulares.

Para terminar, aclara con abundante agua.

Receta del limpiador casero piel normal

limpiador-facial-casero/

La harina de garbanzo es célebre dentro del mundo del cuidado corporal y facial desde tiempos remotos, a raíz de su suavidad, poder de desinfección, exfoliación, abrillantador y aclarador de la piel.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de harina de garbanzo
  • ¼ taza de leche fresca y entera

Instrucciones

Haz una pasta con ambos alimentos y aplica sobre la tez mediante un suave masaje, de tal manera que la harina vaya frotando la dermis, limpiándola suave y cuidadosamente.

Acaba enjuagando con abundante agua tibia.

 

Ten presente que las fórmulas caseras no cuentan con conservantes y su esperanza de vida es muy corta, por ello no recomendamos preparar y guardar, sino utilizar en el momento o en pocas horas, antes que se deterioren.

Otro aspecto que hay que tener en cuenta es que los utensilios de cocina que emplees deberán estar desinfectados primero. Puedes hacerlo fácilmente hirviéndolos al baño maría durante unos 10 minutos.

Y, por último, no olvides que todos los ingredientes han de ser lo más fresco y naturales posibles, pues cuanto más pureza posean sus propiedades, más efectivos serán y lo notarás en los resultados.

¿Qué te ha parecido? ¿Vas a poner en práctica estos trucos para hacer un limpiador facial casero natural?

¿Qué es lo que piensas?