Escrito por

Cómo reparar las puntas abiertas

A veces, llegamos hasta el punto de que la única manera de dar carpetazo a las puntas abiertas es cortando la melena que tanto tiempo y sacrificio nos ha costado mantener.

Pues la principal consecuencia de descuidar el cabello es que se aprecie opaco, sin vida, insano e inclusive quemado.

El pelo maltratado, tiende también a encresparse y a resecarse con más facilidad.

Los efectos del sol, el viento, la lluvia, el agua de mar, el cloro de las piscinas, los tintes, las decoloraciones, ciertas herramientas de peinado como el secador, la plancha y las tenacillas, así como un cepillado demasiado agresivo, son solo algunas de las causas.

Sabemos que existen muchos factores que pueden deteriorar las fibras capilares, pero por suerte, tenemos las claves para sellar esas puntas y repararlas, evitando cortar la cabellera.

Asimismo, te brindamos los mejores consejos de prevención para impedir que el estado de tu cuero cabelludo se agrave, dando como fatídico resultado que las puntas se abran.

Si deseas reparar las antiestéticas puntas abiertas de tu pelo y que se aprecie suave, bonito y saludable, no te puedes perder la siguiente información:

¿Cómo prevenir las puntas abiertas?

como-reparar-puntas-abiertas

Las medidas preventivas son esenciales para no tener que llegar hasta los extremos que hemos comentado al principio: tener que cortar ese largo que tanto nos gusta y que tanto nos ha costado.

Por eso, vale la pena descubrirlas.

Muchas de ellas, se basan en cambiar determinados hábitos o en adoptarlos y son muy pero que muy sencillas.

Ha llegado la hora de conocerlas.

  • La hidratación es primordial. Con más ahínco en verano, la hidratación es fundamental en todo tipo de cabellos.

La cutícula o la parte externa del tallo de la fibra capilar, es la que más expuesta está a los ataques externos.

Por eso, hay que escoger productos que lo hidraten en cada lavado.

Lo mejor es emplear champús, acondicionadores y mascarillas elaboradas con ingredientes los más naturales posibles, sin químicos.

Y si vas a exponerlo a los rayos solares, el agua de la playa o de las piscinas, necesitarás una buena protección solar para protegerlo.

A la par, puedes usar gorros de baño o sombreros, para evitar el daño lo máximo posible.

Beber mucha agua a diario, será otra baza importante para preservar la hidratación.

  • Vigila con el cepillado. A la hora de desenredar el cabello, procura no hacerlo con cepillos anchos porque son propensos a romper las fibras y abrir las puntas.

Una forma segura de hacerlo es en la ducha, con el acondicionador puesto y mediante un peine, empezando por las puntas y siguiendo hasta la raíz.

Otro consejo, en este caso para que el pelo no se enrede tanto durante la noche, especialmente en cabelleras largas, es hacernos una coleta o trenza para dormir.

Además de cepillarlo antes y después de acostarnos.

  • Presta atención al secarlo. Frotar el pelo con la toalla, es totalmente contraproducente porque la fricción daña las fibras.

Y teniendo en cuenta que el cabello es más débil cuando está mojado, lo más factible será deshacernos del exceso de agua, con una toalla enrollada.

Así, quedará humedecido y podrás disminuir el uso del secador, reduciendo a su vez, el deterioro causado por este.

Si hace mucho calor, puedes dejar secar la melena al aire libre.

  • No abuses de los utensilios de calor. Las planchas, los secadores y otras fuentes de calor, son geniales para crear un bonito peinado.

Sin embargo, lo vuelven quebradizo, lo debilitan e incluso lo pueden quemar, debido al exceso de calor que desprenden.

Úsalos solo de vez en cuando.

Puedes ayudarte de serums u otros productos de cosmética capilar para moldear tu cabello y llevar un estilo igual de bello.

  • Cuidado con las coloraciones. Los tratamientos de color muy fuertes debilitan considerablemente el cabello.

Elige siempre tintes que no contengan amoniaco en su composición y a poder ser, con nada de químicos, ni elementos que desfavorezcan la salud capilar.

Existen tintes naturales, elaborados mediante ingredientes extraídos de la naturaleza que podrían ser una opción muy viable.

Un ejemplo claro, son los preparados con henna, entre otros.

Y aunque te guste ir cambiando de color, no lo hagas muy a menudo.

  • Cortar muy poco, es beneficioso. Pese a no querer ver las tijeras, ni en pintura, los expertos afirman que lo ideal es cortar un centímetro o dos, cada tres meses.

De esta manera, nos aseguramos de que las propiedades de los tratamientos que aplicamos para su cuidado (cremas o mascarillas de nutrición, hidratación y reparación) penetran hasta el núcleo de las fibras.

Y por contrapartida, evitamos que las dichosas puntas abiertas puedan seguir abriéndose camino y deteriorando el resto de la cabellera.

En resumidas cuentas, nos aseguramos de que la melena crece manejable, radiante y sana.

¿Cómo repararlas?

como-reparar-puntas-abiertas

Para reparar las puntas abiertas, habrá que combinar los métodos preventivos con las prácticas que ahora vamos a presentarte:

Aceites naturales

Los aceites son excelentes hidratando, reparando y otorgando brillo, para que el pelo luzca siempre saludable.

Muchos contienen en su composición vitamina E, que nutre, sella las cutículas y repara las puntas quemadas.

Aparte de ayudar a combatir la sequedad, fortalecerlo, prevenir la caída y eliminar el encrespamiento.

Algunos de los más destacados por sus exitosos resultados son el de almendras, el de argán, el de oliva y el de coco.

Para mantener la salud y brillantez natural del cabello, lo idóneo es aplicar un poco en las puntas y dejar actuar durante una hora.

Pasado el tiempo, enjuaga con abundante agua tibia y si es necesario, lava el pelo para suprimir los restos del aceite.

Si repites el procedimiento una o dos veces por semana, pronto notarás los positivos efectos.

Eso sí, procura no excederte, para no engrasar de más tu cabellera, especialmente si tu condición es más bien grasa.

Mascarillas y Serums

Las primeras son el top de los productos reparadores y los segundos, una gran ayuda para mejorar el aspecto de las puntas quemadas y favorecer el peinado.

Las mascarillas capilares no solo sirven a modo de prevención, sino que actúan como un tratamiento reparador y restablecen las fibras deterioradas.

Con ellas, logramos que la cutícula se cierre, sellando dentro de cada pelo, por individual, los activos beneficiosos presentes en el producto.

No obstante, no todas las que se comercializan tienen la misma finalidad y también habrá que fijarnos en su fórmula.

Es importante que sea libre de agentes perjudiciales y químicos, además de que restaure el cuero cabelludo de forma segura y cuidadosa.

Una opción que nos encanta es la mascarilla reparadora capilar de Nezeni Cosmetics.

Su formulación está exenta de sulfatos, siliconas insolubles, colorantes, sal, parabenos y MIT (Metilisotiazolinona), aparte de estar elaborada con compuestos cien por cien naturales.

Sus efectos reparadores son únicos y puedes comprobarlo en nuestra review del producto.

Sin duda, una alternativa muy recomendada, que a la par también sirve como serum, al poderse aplicar en seco para proteger las puntas de las agresiones del medio.

Su modo de empleo no tiene secretos.

Por lo general, el fabricante plasma las instrucciones en el envase en cuestión.

Pero lo mejor es aplicarla de dos a tres veces por semana, dejando actuar durante un mínimo de 3 a 5 minutos.

Si dispones de algo de tiempo, puedes dejártela toda la noche, aunque sea una vez por semana y verás cómo se reparan tus puntas más deprisa.

Remedios caseros

Otro empujón para reparar las puntas abiertas puede dárnoslo los mejunjes o ungüentos que se utilizan desde antaño para ciertas afecciones o dolencias.

En esta ocasión, hablamos de remedios naturales que, aplicados una vez a la semana, pueden reforzar los demás tratamientos.

Las propiedades de cada uno de ellos, los convierte en excelentes para nuestro cometido.

Veamos algunos de los más notorios:

  • Aguacate y plátano. Este remedio es muy aconsejado para las puntas quebradizas, gracias al sinfín de propiedades que concede el aguacate.

Y las diversas vitaminas del plátano, lo convierten en su compañero perfecto, en esta receta capilar.

Para obtener la mezcla anti-puntas abiertas, deberás usar un plátano maduro, un aguacate y un poco de aceite de germen de trigo.

Basta con combinarlos bien machacados, hasta obtener una masa homogénea.

Aplícala una vez por semana, dejando actuar una hora como mínimo, para luego retirar con abundante agua y lavar la cabellera.

  • Cerveza y Aloe Vera. El truco para despedirnos de la deshidratación, la desvitalidad y otorgar brillo y fuerza a esas puntas dañadas, la tiene esta receta.

Su preparación no tiene complicaciones, consta de mezclar medio vaso de cerveza con el gel puro de aloe vera extraído de un par de hojas y un poco de aceite de oliva.

Aplica de medias a puntas, masajeando el cuero cabelludo y dejando actuar por 30 minutos, una vez a la semana.

  • Huevo y aceite de oliva. A raíz de sus proteínas grasas, en altas concentraciones, el huevo es perfecto para esta preparación, ya que humecta de manera natural.

Con esta crema para el pelo casera, conseguiremos un cabello más brillante, hidratado y restableceremos su apariencia.

Basta con mezclar dos huevos con un par de cucharadas de aceite de oliva y aplicar, dejando actuar un mínimo de 45 minutos.

Pasado el tiempo, aclarar con agua tibia o fría y lavarlo para terminar.

Repites el proceso una vez cada semana o cada quince días.

 

¿Has visto que fácil es mantener una cabellera preciosa?

¡Venga! Ahora que ya tienes los secretos para reparar las puntas abiertas, no te duermas en los laureles y ponte a ello cuanto antes.

¿Qué es lo que piensas?